El uso abusivo de proteínas le causó la muerte a pelotero

0
43

Desenlace. El joven Luis Ángel Ruane Aquino falleció de Covid a la espera de un trasplante de riñón.

“Mi hijo se hizo adicto a las proteínas, ya era parte de su alimentación”. Así cuenta Ramona Aquino como perdió a su progenitor, Luis Ángel Ruane Aquino, el 23 de agosto de 2021.

En vida, su historia fue portada de Listín Diario, pues quiso que otros jóvenes no cometieran su error, en momentos en que unos se inyectaban medicamentos para el asma y hasta sustancias de uso veterinario.

El 26 de octubre de 2017, se publicó el reportaje “Músculo por fuera y dinamita por dentro”, y el seudónimo que se usó fue el de Johnny, ya que recién debutaba en una máquina de diálisis y no quería ser objeto de cuestionamientos y críticas en su barrio, Villa Duarte, el cual lo amó y resaltó como atleta hasta su muerte.

Luis Ángel creció entre el play, la cancha de baloncesto y bajo el cuidado de sus padres, para protegerlo del medio que los rodeaba a él y a su hermana.

Siempre consumía las proteínas para aumentar el rendimiento como atleta, y esto le provocó una insuficiencia renal crónica que lo llevó a dializarse tres veces a la semana, por cuatro años.  “En agosto de 2016 comenzó a tener presión alta, tenía 26 años. Cuando lo internaron y le hicieron todos los análisis le diagnosticaron insuficiencia renal crónica, la doctora dijo que era irreversible, me dijeron que no le quedaba mucho de vida y empecé a instruirme de cómo cuidarlo y pudo durar cuatro años”, explica Ramona con una fotografía de su hijo sujetada con la mano derecha.

Mostró otras fotos de cuando era pequeño y del tiempo en que fue firmado por el equipo de Grandes Ligas, Los Mets de Nueva York, en el 2010.

Dos años después de firmar con ese equipo, una lesión en el brazo derecho lo sacó del béisbol definitivamente, pero con el bono que recibió, de 26,000 dólares, pagó lo que se debía del apartamento de sus padres, por decisión propia, y honró otros compromisos.

“Mi hijo era íntegro, no fumaba ni bebía y su vida eran los deportes y su familia”, dice la peluquera, quien dejó todo para cuidar a su primogénito y logró extender su vida “por la misericordia de Dios, los médicos y la ayuda de tanta gente buena”.

Una vez se frustró su sueño de ser pelotero, Luis Ángel se destacó en el baloncesto, deporte en que le apodaban “El Muñeco” y usaba el número 23, como su jugador preferido Lebrón James.

El pasado año, el covid acabó con su vida. Todo estaba listo para ser sometido a un trasplante de riñón, que le donaría un primo, pero cuando regresaban de someterse a las últimas pruebas sufrió un derrame cerebral.

 Pide a los jóvenes a evitar el consumo excesivo de proteínas y fármacos

“Yo les exhorto a las madres que estén pendientes a lo que consuman sus hijos, cuando van al gimnasio, cuando practican deporte. A mi hijo yo se lo dije, pero él no quiso escuchar, porque en la juventud muchas veces piensa con las emociones, no con la razón” implora Ramona Aquino.

“Le elevo esta voz de alerta para que tomen conciencia los padres, respeto a sus hijos y a la juventud que por favor, que la juventud es bella, que la disfruten de manera natural sin consumir tanto veneno que le acortan su vida, porque yo perdí a mi muñeco amado, a mi hijo del alma, un muchacho lleno de sueños que se les troncaron todos”.

 Desde el 2017 las autoridades han anunciado medidas

Un día después de publicarse el reportaje “Músculo por fuera, dinamita por dentro”, donde también atletas explicaban como usaban de forma desmedida fármacos para el asma y la tiroides, en su proceso para aumentar los músculos, el Ministerio de Salud Pública emitió una advertencia de controlar la venta sin receta de esos productos.

Cinco años después, con otro reportaje donde se advierte que en centro fitness están indicando ciertos medicamentos, Salud Pública emite nueva advertencia de que serían cerrados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here