Los precios no subieron respecto al mes anterior y acumulan un alza interanual del 8.5%, por debajo de las previsiones de los expertos, tras el agresivo incremento de las tasas de interés.

Los precios de bienes y servicios se incrementaron un 8.5% en julio respecto al mismo mes del año pasado, según los datos publicados por el Índice de Precios del Consumidor este miércoles, frenándose así respecto a la cifra anterior de junio (9.1%) incluso más de lo que preveían los expertos (que auguraban un aumento del 8.7%).

La caída de la gasolina y de los alimentos contribuyeron al descenso, aunque subieron los precios de otros bienes y servicios.

Aunque la inflación todavía se mantiene en un nivel alto, no subió respecto al mes anterior, y puede haber rebasado ya su cima histórica de las últimas cuatro décadas e iniciado su descenso, gracias a la agresiva subida de tasas de interés de la Reserva Federal.

Sin embargo, los economistas observan con preocupación el alza de las tasas de interés, que afectan el costo de los préstamos, por el riesgo de que esta política monetaria genere una recesión.

El presidente, Joe Biden, ha señalado la disminución del precio de la gasolina como un logro de sus políticas económicas, tras la venta de millones de barriles de la reserva estratégica para aligerar la presión de la invasión rusa de Ucrania. Dijo que esta bajada beneficiará, en particular, a los hogares de menores ingresos, hispanos y negros.

Sin embargo, los precios han seguido aumentando para muchos bienes y servicios, como los alquileres, los autos y la salud, lo que ha provocado que la mayoría de personas vean afectadas su bolsillo, a pesar de que los salarios también suben en niveles récord.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here