La Justicia de EE.UU. publica con amplias censuras el documento que condujo al registro de la residencia de Trump

0
37

Sale a la luz una versión redactada de la declaración jurada que los investigadores federales usaron para obtener una orden de allanamiento de Mar-a-Lago el pasado 8 de agosto

El juez federal asignado al caso del registro de la mansión de Donald Trump por agentes del FBI a comienzos de mes publicó este viernes el afidávit que los investigadores le presentaron para justificar la operación, que ha provocado la última tormenta política en EE.UU. El documento ve la luz después de que varios medios de comunicación estadounidenses solicitaran la publicación a través de sus servicios legales, algo a lo que se opuso el Departamento de Justicia por considerar que perjudicaría a una investigación en marcha.

El magistrado, Bruce Reinhart, ordenó al Departamento de Justicia que le presentara una versión con censura del documento. Así lo hizo y el magistrado publicó el documento, de 38 páginas, muchas de las cuales tienen el texto tachado para no afectar a la investigación y a un hipotético juicio.

El afidávit reconoce en su inicio que los investigadores del FBI estaban «llevando a cabo una investigación criminal relacionada con la extracción y almacenamiento de información clasificada en espacios no autorizados, así como la ocultación y retirada ilegal de documentos gubernamentales». Los investigadores se referían a cientos de documentos y materiales clasificados que Trump se llevó a Mar-a-Lago, su club privado y residencia en la costa de Florida, al abandonar la Casa Blanca en enero de 2021.

La legislación estadounidense exige que todos los documentos que pasan por el presidente en ejercicio de sus funciones deben quedar preservados en los Archivos Nacionales. Este organismo exigió la devolución de materiales durante meses y recuperó quince cajas que Trump entregó en enero de este año. Entre la documentación había material clasificado y los Archivos Nacionales sospechaban que había más documentos de alto secreto, por lo que acabó derivando el caso al Departamento de Justicia.

El afidávit es un documento que los investigadores presentan ante el juez para apoyar una petición. En este caso, el registro de la mansión de Trump. En él se desgranan las evidencias obtenidas hasta el momento para demostrar que hay causa probable sobre la comisión de un crimen.

Casi la mitad de las 38 páginas del afidávit están tachadas por completo o casi por completo en la versión publicada por el juez. Las autoridades lo justificaron este viernes en otro documento entregado ante el magistrado: la censura es necesaria para «proteger la seguridad y privacidad de un número importante de testigos civiles, además de personal de las fuerzas de seguridad, así como proteger la integridad de una investigación en marcha y evitar la publicación de material de un gran jurado». Esta justificación revela que habían interrogado a un número considerable de testigos sobre la situación de los documentos en Mar-a-Lago.

Información relevante

A pesar de la censura, el afidávit ofrece información relevante para el caso. Frente a la cooperación abierta con las autoridades que defiende Trump, el documento muestra cómo los Archivos Nacionales reclamaron durante muchos meses en 2021, desde principios de mayo a finales de diciembre, la devolución de los materiales que se había llevado a Mar-a-Lago.

Trump devolvió quince cajas con documentos, cuyo contenido alarmó a las autoridades de los Archivos Nacionales. Había «muchos documentos clasificados» y derivó el caso al Departamento de Justicia.

El afidávit revela ahora que mezclado con fotos, recortes de prensa y otros documentos, había material clasificado en catorce de las quince cajas. El FBI revisó los materiales y encontró 184 documentos clasificados. De ellos, 67 estaban marcados como ‘confidenciales’, 92 como ‘secreto’ y 25 como ‘alto secreto’. Había documentos de la Inteligencia que requieren ser preservados en lugares especiales, otros pertenecientes a FISA –información de inteligencia en el extranjero– o información de información de defensa nacional (NDA, en sus siglas en inglés).

Esa revisión se hizo en mayo y dio lugar a varias comunicaciones entre los abogados de Trump y los investigadores sobre la presencia de más documentos clasificados y sobre el riesgo de que estuvieran en un lugar no seguro como su residencia privada. En junio, los investigadores visitaron la mansión, exigieron más documentos y requirieron grabaciones de las cámaras de seguridad.

En el afidávit, los investigadores defendían que había «causa probable para creer que en la actualidad hay más documentos con información clasificada NDI o documentos presidenciales sujetos a exigencias de retención» y también «causa probable de que se encontrarán pruebas de obstrucción». Los crímenes que podría enfrentar Trump tendrían que ver con violaciones de la Ley de Espionaje, otras leyes relativas a la preservación de documentos presidenciales y obstrucción a la justicia.

La publicación de un afidávit de este tipo con una investigación en marcha es muy poco habitual y el juez autorizó esta versión censurada ante el interés público suscitado por un registro a un expresidente –algo sin precedentes en la historia del país– que además es el probable candidato de uno de los dos grandes partidos del país a las presidenciales de 2024.

En el registro, los agentes del FBI incautaron dos docenas de cajas con materiales y documentos. Trump ha interpuesto una demanda para que un perito judicial revise su contenido antes que el FBI.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here