VIENA.- A pocos días de la cumbre ministerial de la OSCE en Lodz (Polonia) esta semana, su secretaria general, Helga Schmid, se ha mostrado contraria a expulsar a Rusia de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) como respuesta a la invasión de Ucrania.

“Los fundadores de la OSCE no incluyeron, con buenas razones, ningún mecanismo para abandonar la organización. La OSCE, por definición, es una organización inclusiva”, destacó Schmid en una entrevista publicada este lunes por la iniciativa cívica “Faces of Democracy” (Caras de la Democracia).

La OSCE, con sede en Viena, tiene 57 países asociados, de Europa, Asia Central y América del Norte, incluyendo Rusia y Ucrania, los dos países enfrentados en la actual guerra.

El objetivo de esta organización, que tiene sus orígenes en el diálogo iniciado durante la Guerra Fría a mediados de los años 1970, es fomentar la paz y estabilidad en toda Europa, en particular en los países ex comunistas.

Por eso, dijo Schmid, la “injustificable y deplorable” invasión rusa de Ucrania en febrero pasado ha significado “un duro golpe” para esta organización, basada en los consensos y el diálogo.

“Diálogo no significa que cerremos nuestros ojos ante las violaciones del derecho internacional. Al contrario, la OSCE fue la primera organización internacional que ha documentado los testimonios desde Ucrania”, señaló en referencia a dos informes elaborados desde febrero sobre los crímenes cometidos en el conflicto.

“Tenemos en estos momentos debates muy difíciles, las divisiones son muy profundas. Pero en el futuro, los instrumentos únicos de la OSCE, su enfoque integral de la seguridad y el hecho de que Rusia y América, Europa y Asia Central se sienten en la misma mesa, marcarán el camino”, aseguró Schmid.

“La OSCE está lista para asumir su parte en cualquier momento. Somos la única organización de seguridad, que junta a todos en una mesa. Por eso se fundó la OSCE durante la Guerra Fría. Y la OSCE ha demostrado que, en caso de necesidad, puede actuar rápidamente, siempre y cuando exista la voluntad política para ello”, concluyó.

Los ministros de Exteriores de la OSCE se reúnen este jueves y viernes en Polonia, cuyo gobierno ostenta la presidencia de la organización este año.

Las autoridades polacas decidieron no permitir la entrada al país de la delegación rusa, liderada por el ministro de Exteriores, Serguei Lavrov.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here