La demanda de Ucrania para un mayor rearme de sus Fuerzas Armadas tiene ahora como principal mensaje la petición a aliados de tanques, en particular de los Leopard 2, unos equipos de fabricación alemana con los que las fuerzas ucranianas esperan contener los potenciales avances rusos en la zona este del país.

El Leopard cuenta como principal elemento un cañón de 120 milímetros con capacidad para disparar contra objetivos a varios miles de metros. Las Fuerzas Armadas alemanas cifran en 5 kilómetros la distancia de combate dentro las especificaciones técnicas de este tanque, del que disponen –en diferentes versiones– más de una decena de países.

El Leopard 2 tiene capacidad para cuatro tripulantes y dispone de un dispositivo de visualización térmico, lo que facilitaría su utilización durante la noche. También tiene capacidad para sortear aguas de hasta cuatro metros de profundidad.

Este tipo de equipo se diseñó en su día como contrapeso al tanque ruso T-90, desplegado por Moscú en la actual ofensiva militar sobre territorio ucraniano. Ya ha sido utilizado en escenarios de combate, como Siria o Afganistán, y Ucrania lo quiere ahora para reforzar un flanco en el que se siente especialmente débil frente a Rusia.

El Leopard tiene también la particularidad de ser de fabricación europea, lo que facilita su potencial envío al frente de combate, así como el mantenimiento y la reparación de los equipos.

La posición de Alemania, que ya ha facilitado sistemas de defensa IRIS-T y Patriot a Ucrania, es clave en el debate sobre la llegada de tanques Leopard. De su posición depende no sólo la entrega de carros propios, sino que Berlín también puede limitar que otros gobiernos decidan ayudar por su cuenta a Kiev, en virtud de un veto para la exportación a terceros países.Guardia Fronteriza de Ucrania hace retroceder a las fuerzas rusas en torno a Bajmut

La Guardia Fronteriza de Ucrania ha informado este lunes de que ha hecho retroceder a las fuerzas rusas en las inmediaciones de la localidad de Bajmut, considerada por muchos un símbolo de la «indomabilidad» del país, con la ayuda de fuego de mortero.

Los efectivos han señalado que han hecho uso de «armas pesadas disponibles para contraatacar al Ejército de Rusia cerca de la ciudad». «Una de las unidades fronterizas, que ha tenido que hacer frente a una serie de asaltos enemigos, ha logrado avanzar y hacerse con varias posiciones que antes estaban en manos de las fuerzas de ocupación», ha señalado la propia Guardia Fronteriza, según ha recogido la agencia de noticias Ukrinform.

«Ante los daños provocados por los ataques, los invasores rusos han abandonado la línea de frente en la zona y han huido», ha puntualizado antes de indicar que los soldados ucranianos han «limpiado la zona y se han establecido allí». «Se están analizando las pérdidas del enemigo», ha añadido.

La Inteligencia ucraniana considera que los enfrentamientos en el este del país, especialmente en las regiones de Donetsk y Lugansk, se incrementarán durante los próximos dos meses.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here