NY empuja nuevas leyes para proteger derecho y acceso al aborto que ayudaría también a mujeres de otros estados

0
297

Todo parece indicar que, a menos que ocurra “un milagro”, la Corte Suprema en las próximas semanas anulará la decisión conocida como “Roe v. Wade”, que desde 1973 otorgó el derecho constitucional a que mujeres embarazadas en Estados Unidos tengan la libertad de abortar sin ser penalizadas y con el apoyo necesario.

Y previendo el peor de los escenarios, aunque Nueva York ya cuenta con leyes fuertes que protegen el derecho a que las mujeres interrumpan sus embarazos hasta la semana 24, activistas y líderes políticos no quieren dormirse en los laureles.

Por ello están empujando nuevas medidas en la Legislatura, para garantizar que esa opción siga vigente y protegida en todo el estado, como la creación de un programa que brinde acceso al aborto a las neoyorquinas de bajos ingresos, al igual que a mujeres que se estima viajarán a Nueva York desde otros estados que prohíben el aborto, para practicarse los procedimientos.

Así lo anunció la Fiscal General de Nueva York, Letitia James, tras abogar por la legislación presentada la semana pasada por la senadora estatal Cordell Cleare y la asambleísta Jessica González-Rojas, que financiara un fondo con $50 millones para otorgarlos a proveedores de servicios de aborto en todo el estado para cubrir gastos no solo en las intervenciones médicas, sino en servicios de cuidado de sus hijos, si los tienen, transporte, y el apoyo que requieran.

“Sabemos lo que sucede cuando las mujeres no pueden controlar sus propios cuerpos y tomar sus propias decisiones y no volveremos a esos tiempos oscuros. Nueva York debe liderar la lucha para mantener el aborto seguro y accesible para todas las que lo buscan”, aseguró la Fiscal neoyorquina, tras referirse al Programa de Libertad y Equidad Reproductiva, que sería supervisado por el Departamento de Salud.

“Esta ley garantizará que los neoyorquinos de bajos ingresos y las personas de los estados que prohíben el aborto tengan acceso a la atención que necesitan y merecen. No importa lo que suceda en las próximas semanas, Nueva York siempre luchará para proteger nuestro derecho a tomar decisiones sobre nuestros propios cuerpos y ampliar el acceso a esta atención crítica que salva vidas”, agregó la Fiscal.

James mencionó que si el Tribunal Supremo pone fin al derecho constitucional al aborto a nivel federal, que el próximo año cumplirá 50 años, Nueva York mostrará de nuevo su espíritu de “ayuda y compasión”, apoyando a las mujeres que no puedan abortar en sus estados, anticipando que habrá una estampida de casos.

De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en 2019, revelaron que el 9%, es decir, 7,000 de los procedimientos de aborto realizados en Nueva York, fueron entre mujeres de fuera del estado. Y se estima que si se anula la protección “Roe v. Wade”, esa cifra pudiera crecer a más de 32,000 abortos anuales, tan solo entre residentes vecinos de Ohio y Pensilvania que se desplacen a la Gran Manzana y otras municipalidades del estado.

Queremos estar preparados… Cada persona en esta nación debería tener la libertad de tener control sobre su propio cuerpo”, agregó la Fiscal James en conferencia de prensa, advirtiendo que prohibir los abortos no significa que las mujeres que deseen interrumpir sus embarazos ya no lo harán. “Las prohibiciones no detendrán los abortos. Las prohibiciones solo detendrán los abortos seguros”.

Ayuda a mujeres vulnerables

La senadora estatal Cordell Cleare destacó que el derecho al aborto es un aspecto esencial de la atención médica de la mujer, y mencionó que con el Programa de Libertad y Equidad Reproductiva se garantizaría un plan de ayuda a mujeres vulnerables y de paso Nueva York estaría diciéndole claro y fuerte al Tribunal Supremo, que este Estado se mueve por los derechos y no por las posturas políticas.

No estaremos sujetos a los caprichos arbitrarios de una Corte Suprema politizada ni podemos financiar los servicios de atención médica a través de la recaudación de fondos privados. Nuestras mujeres merecen algo mejor y la justicia y la equidad lo exigen”, dijo la líder política.

La legislación también garantizaría la protección de la privacidad de las personas que buscan practicarse un aborto y prohíbe que el Estado rastree la información personal de los pacientes, a través de los proveedores que reciben fondos del programa.

La asambleísta Jessica González-Rojas mencionó que si se anulan las protecciones del derecho al aborto a nivel federal, muchas mujeres pobres, de color e inmigrantes, quedarán desprotegidas, por lo que urge que Nueva York tome acciones para garantizar que tanto neoyorquinas como de otros estados no queden echadas a su suerte si desean interrumpir sus embarazos.

La asambleísta Jessica González-Rojas impulsa el Programa de Libertad y Equidad Reproductiva en Albany

“Millones de personas que viven en estados hostiles al acceso al aborto buscarán esa atención en otros estados. Nueva York debe ser líder en este momento y prepararse para la necesidad inminente”, dijo la legisladora latina, quien pidió a los líderes políticos de Albany que avancen en esta ley. “Pido que invirtamos los recursos necesarios para apoyar a nuestras hermanas y hermanos en todo el país. Nuestras comunidades necesitan una acción real por parte de nuestro Estado y este fondo garantizará que Nueva York sea un estado de acceso seguro cuando la Corte Suprema nos haya fallado”

La asambleísta Yudelka Tapia calificó la iniciativa de ayuda a favor de quienes deseen abortar como un acto a favor de la igualdad de derechos para todos, la libertad reproductiva y la equidad para garantizar el acceso a la atención médica. “Agradezco a la Fiscal James por llevar esta lucha al frente y ansío luchar por los derechos de las mujeres y su derecho a elegir”, dijo la asambleísta.

La presidenta del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York, Adrienne Adams, también se sumó al llamado a que Albany se mueva con más protecciones que blinden el derecho a la mujer al aborto y a las organizaciones de apoyo.

“Con Roe v. Wade bajo ataque y enfrentando una posible reversión por parte de la Corte Suprema, debemos continuar tomando medidas que garanticen el acceso al aborto seguro y apoyen a las organizaciones que ayudan a atender las necesidades de atención de la salud reproductiva de las personas”, dijo la jefa del órgano municipal. “Establecer este nuevo fondo apoyará un mayor acceso de las personas a la atención del aborto en circunstancias clave en las que un proveedor no puede utilizar la cobertura de seguro o el paciente no puede pagar”.

Llamado a la acción

Andrea Miller, presidenta del Instituto Nacional de Salud Reproductiva (NIRH), advirtió que las intenciones de la Corte Suprema, de mayoría conservadora, de anular “Roe v. Wade”, es un llamado a la acción, y pidió a la Legislatura de Nueva York que responda con más protecciones.

“El Fondo para la Libertad y la Equidad Reproductivas sería un paso proactivo y muy necesario para crear un acceso real a la atención del aborto, en el momento en que más lo necesitamos. Con la mitad de los estados del país a punto de prohibir el aborto, los proveedores de Nueva York enfrentarán tremendos obstáculos para brindar la atención que las personas necesitan, tanto a los neoyorquinos como todos aquellos que viajarán a nuestro estado para recibir atención”, dijo la activista. “Con este fondo, Nueva York garantizará que los costos médicos y de otro tipo no sean una barrera para acceder a la atención y que nuestros proveedores tengan la capacidad, los recursos y la infraestructura para tratar a todas las personas que necesiten atención”.

Entre las mujeres latinas del común, el tema del aborto claramente divide opiniones, y aunque algunas apoyan el derecho a decidir sobre la continuidad de un embarazo, otras lo rechazan de plano.

“Yo creo que mucha gente no entiende que el derecho al aborto es una opción, no una obligación, que es bueno tenerla porque somos de andar juzgando mucho a los otros y decir que abortar es pecado, perocreo que es preferible no tener un bebé, que traerlo a sufrir al mundo cuando uno no tiene ni los recursos ni la manera de sostenerlos bien”, aseguró Marisela Fernández, originaria de Guatemala, tras mencionar que en su país se realizó un aborto clandestino hace más de 15 años, y su familia la señaló como “un diablo”.

Fanny Morales, originaria de Colombia y residente de Queens mostró su desacuerdo al “aborto generalizado”, y mencionó que le parece grave que en Nueva York se permita hasta la semana 24.

“El aborto por ejemplo cuando la madre corre riesgo o cuando el bebé viene mal, puede apoyarse, pero abortar un niño ya formadito, con seis meses, me parece un crimen. Yo creo que deberían dejar la opción, pero reducirla por ahí hasta la semana 12, cuando todavía es un embrión”, dijo la madre de familia.

Jessica Atrio, médica obstetra, mostró su respaldo a los derechos reproductivos de la mujer y dijo que promover medidas como el Programa de Libertad y Equidad Reproductiva, es un asunto de salud y justicia.

Fiscal Letitia James en anuncio de respaldo sobre nuevas iniciativas para proteger el aborto

“El aborto es una atención médica esencial que mejora la vida, la salud y el bienestar de las pacientes a las que atendemos”, dijo la doctora, al tiempo que agregó que urge ayudar a los proveedores a seguir satisfaciendo las necesidades para brindando atención a las mujeres que optan por suspender sus embarazos.

Ley de transparencia hospitalaria

Y mientras la Corte Suprema anuncia su decisión, a las manifestaciones a favor del derecho del aborto que se han realizado, se sumó otra este lunes en el Capitolio en Albany, donde políticos y activistas pidieron que la Legislatura apruebe además la llamada ley de transparencia hospitalaria.

La pieza de ley, promovida por la senadora Nily Rozic y la asambleísta Michelle Hinchey, busca que los neoyorquinos que buscan servicios de aborto y reproductivos tengan las herramientas para determinar si su hospital local realmente brinda la atención que requieren, ordenando al Departamento de Salud que recopile y publique una lista de los servicios de atención médica prohibidos de cada hospital. También exige que se informe sobre cómo la negación de servicios de aborto y salud reproductiva afecta a los pacientes, por raza, origen étnico y nivel socioeconómico.

En la manifestación, la asambleísta Hinchey advirtió que su iniciativa de ley no solo ayudaría a mejorar las condiciones para mujeres que se practiquen abortos.

“Esto incluye todos los tipos de atención médica reproductiva. Podrían ser servicios posparto; podría ser la atención del aborto: abarca toda la gama. Todo lo que se piensa sobre la salud reproductiva está cambiando. Afecta a todos en nuestra comunidad y debemos ser responsables de cargar esa información y hacerla fácilmente accesible”, dijo la legisladora.

“Nunca ha sido más importante luchar con todo lo que tenemos para proteger y ampliar la atención médica en Nueva York”, agregó Hinchey. “Los hospitales en todo el estado de Nueva York se están reduciendo o cerrando a un ritmo alarmante, lo que hace que nuestras comunidades, que ya carecen de servicios médicos, pierdan aún más acceso a los servicios de atención médica que necesitan, incluida específicamente la atención reproductiva. Esta es una realidad inaceptable, y nuestra legislación garantizará que los neoyorquinos estén informados sobre los servicios que no están disponibles para ellos en su hospital local antes de que sea demasiado tarde”.

La asambleísta Michelle Hinchey y la senadora Rozic

La senadora Rozic, por su parte mencionó que “los recientes ataques contra el aborto y el acceso a la atención médica han puesto de manifiesto cuán crucial es la atención hospitalaria” y lo poco que se sabe sobre la atención que brindan los hospitales.

“A ningún paciente se le debe negar la atención que necesita simplemente porque no tenía forma de saber que su hospital local excluyó ciertos procedimientos. Esta legislación contribuirá en gran medida a garantizar que los neoyorquinos tengan acceso a los datos que necesitan para tomar decisiones informadas sobre su salud”, dijo la legisladora.

Los promotores de ambas legislaciones esperan que la Legislatura estatal las convierta en ley antes del 2 de junio, cuando termina oficialmente la sesión en Albany.

Datos sobre la lucha por el derecho del aborto

  • 1973 fue el año en que se aprobó la decisión constitucional “Roe v. Wade” a nivel federal que protege el derecho a que la mujer decida sobre la interrupción de sus embarazos.
  • 22 estados tienen leyes o enmiendas constitucionales que ya existen, que les permitirían prohibir el aborto si se anula “Roe v. Wade”
  • 26 estados albergan a más de 40 millones de mujeres en edad reproductiva
  • 7,000 mujeres de otros estados se estima llegan cada año a Nueva York a practicarse abortos
  • 32,000 sería la cifra estimada de mujeres de estados vecinos que vendrían a NY a practicarse abortos si se anula la protección federal
  • $50 millones de dólares son los recursos que propone crear el Programa de Libertad y Equidad Reproductiva, para cubrir abortos a neoyorquinas de bajos ingresos y muejres de otros estados

¿Qué busca el Programa de Libertad y Equidad Reproductiva?

  • El Programa de Libertad y Equidad Reproductiva proporcionaría fondos para proveedores de servicios de aborto y organizaciones sin fines de lucro para ayudar a aumentar el acceso a la atención, financiamiento para servicios de aborto sin compensación ni seguro, y brindaría recursos para apoyar las necesidades de las personas que acceden a servicios de aborto. El Programa de Libertad y Equidad Reproductiva apoyaría el acceso al aborto para los neoyorquinos de bajos ingresos y también brindaría apoyo financiero para la afluencia de personas que vienen a Nueva York desde otros estados que prohíben el aborto.
  • Estos fondos no se entregarían directamente a las mujeres que buscan practicarse un aborto, sino que serían manejados y supervisados por el Departamento de Salud, incluyendo ayuda en transporte, cuidado de niños, y apoyo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here