Petro y Maduro proponen un ambicioso pacto amazónico

0
21

En el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima, COP27, los presidentes de Colombia y Venezuela llamaron este martes 8 de noviembre a establecer una «gran alianza amazónica», una ambiciosa propuesta para proteger la mayor región de bosque tropical del planeta. Entretanto, la ONU señaló que busca trazar una línea roja contra el ‘greenwashing’ o lavado verde.

En medio de la tercera jornada de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima, COP27, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, y su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, señalaron que el pacto es necesario para “darle una victoria importante a la humanidad en la lucha contra el cambio climático».

«Si alguna responsabilidad tenemos los sudamericanos es detener la destrucción del Amazonas e iniciar un proceso de recuperación coordinada, eficiente, consciente», aseguró Maduro.

Aunque los mandatarios no explicaron en su intervención cómo sería ejecutado el plan, el primer paso para cumplir con el objetivo es abrir un fondo que contaría con presupuesto de ambos países y “el aporte de las empresas privadas mundiales y de los Estados del mundo», según indicó Petro desde Sharm el Sheij, Egipto, donde se desarrolla la cumbre.

En este sentido, el líder colombiano recordó el anuncio hecho por su país un día antes, en el que prometió entregar 200 millones de dólares anuales durante 20 años para la conservación de la Amazonía.

La región amazónica, la mayor extensión de bosque tropical del planeta y que abarca parte del territorio de Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Brasil, Bolivia, Guyana, Surinam y la Guayana Francesa, ha sufrido grandes impactos, especialmente en los últimos años.

Marcada por la deforestación y los incendios de las últimas dos décadas, la Amazonía ha comenzado a emitir más CO2 del que absorbe, según indicó un estudio de la revista ‘Nature’, publicado en 2021.

Ante la emergencia climática, el mandatario colombiano también señaló el lunes 7 de noviembre durante la cumbre que la solución está en un mundo sin petróleo ni carbón.

Un enorme desafío para equilibrar los beneficios climáticos y económicos, especialmente en países como Colombia que dependen en gran parte del sector de hidrocarburos, ya que es su mayor producto de exportación.

La propuesta por el Amazonas está pendiente de ser planteada a otros mandatarios. Petro espera fijar una reunión al respecto con los países de la cuenca amazónica a inicios del 2023.

La ONU llama a acabar con el “engaño tóxico” de grandes corporaciones

Acabar con el llamado ‘greenwashing’ o lavado verde es uno de los asuntos más importantes en los que ha puesto la lupa la Organización de Naciones Unidas.

La ONU busca trazar una línea roja para evitar que empresas, ciudades, bancos y corporaciones en general continúen un blanqueo ecológico mediante promesas de emisiones netas cero de gases contaminantes que carecen de solidez.

En su intervención este martes, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, apeló a terminar con el “engaño tóxico”.

Sus declaraciones se produjeron justo después de que en la cumbre fuera publicado el informe en esta materia de un grupo de expertos, nombrado por Guterres en 2021 tras la COP26.

El trabajo presidido por la exministra de Medio Ambiente de Canadá, Catherine McKenna, encontró que «demasiadas de estas promesas de cero neto son poco más que eslóganes vacíos y exageraciones».

Como resultado de la investigación, el reporte establece nuevos estándares para endurecer las declaraciones sobre las emisiones de CO2. Todo con el fin de establecer límites en torno a las «falsas afirmaciones de progreso» en la lucha contra el calentamiento global que pueden confundir a los inversionistas y los responsables políticos.

«Las reclamaciones netas cero falsas aumentan el costo que, en última instancia, todos pagarán», remarcó el documento.

Para ello, los expertos entregaron una lista de recomendaciones que las empresas y otros actores no estatales deben seguir para garantizar que sus afirmaciones sean creíbles. Por ejemplo, una compañía no puede pretender ser cero neto si continúa construyendo o invirtiendo en nueva infraestructura de combustibles fósiles o deforestación.

«Necesitamos tener claro que la mayoría de los objetivos de cero neto no van por buen camino», aseguró Thomas Hale, investigador de políticas públicas globales en la Universidad de Oxford y codirector de Net Zero.

Las recomendaciones del informe esperan cerrar cualquier laguna y pronunciamiento falso sobre logros en materia climática.

«Las corporaciones se han escondido durante mucho tiempo detrás de los anuncios de emisiones netas cero y las iniciativas de compensación de carbono, con muy poca intención de realmente hacer el arduo trabajo de transformar y reducir las emisiones», sostuvo Teresa Anderson, líder mundial para la justicia climática en la erradicación de la pobreza sin fines de lucro ActionAid International.

Se estima que el 80% de los gases contaminantes globales son actualmente objeto de promesas de llegar a cero emisiones netas.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here