RD adquiere naves y armamento; no aceptará refugiados de Haití

0
56

DAJABON..- El presidente dominicano, Luis Abinader, anunció este domingo que su país adquirirá seis helicópteros, otras 10 aeronaves y equipos de defensa terrestre para desplegarlos en la frontera con Haití y aseguró que de «ninguna manera» aceptaría el envío de refugiados por parte de esa nación.

El gobernante afirmó que los equipos bélicos que «pronto llegarán al país» significan la «mayor compra» de vehículos militares que realiza la República Dominicana desde 1961, y que incluyen blindados de fabricación española equipados con armas automáticas de última generación.

Abinader hablo desde esta ciudad de Dajabón (noroeste) fronteriza con Haití, donde el Gobierno dominicano dio inicio en febrero pasado a la construcción de una valla perimetral divisoria cuyos primeros 54 kilómetros se espera estén concluidos en el segundo trimestre del año venidero.

El mandatario calificó de «sensata, lógica y patriótica» la decisión del Gobierno haitiano de solicitar la intervención de una fuerza armada internacional ante la grave crisis en todos los órdenes que afecta el vecino país.

«Nosotros le solicitamos hace un año a la comunidad internacional, durante nuestra participación en la Asamblea General de la ONU, que acuda en auxilio de Haití, que ayude a ese país lograr su pacificación», apuntaló el jefe de Estado.

FACILIDADES EN EL CAMPO DIPLOMÁTICO

Dio seguridades de que República Dominicana brindará «todas las facilidades» en el campo diplomático para el trabajo de la eventual fuerza armada internacional que ha solicitado Haití.

«Entendemos que esa fuerza internacional tendrá los métodos para evitar una migración masiva hacia nuestro país de ciudadanos haitianos, porque nosotros, en ese caso, bloquearíamos la frontera (…) es muy peligroso recibir a refugiados en masa, de ninguna manera», advirtió Abinader.

Admitió que su país «nunca ha tenido una política migratoria definida» y afirmó que «aquí hay mucha hipocrecía con gente que habla y dice de control migratorio», pero que luego, aseguró, se opone a esta cuando se afectan sus intereses.

«Tenemos que abocarnos a discutir un pacto nacional migratorio, que no es asunto solo del Gobierno, es de toda la sociedad, porque si los haitianos vienen es porque encuentran trabajo aquí», agregó en referencia a los obreros de Haití que trabajan en los campos agrícola y en la construcción dominicanos, principalmente.

En la República Dominicana residen centenares de miles de haitianos, la mayoría de ellos en condición migratoria irregular.

«En los últimos meses, la Dirección de Migración ha deportado la mayor cantidad de ciudadanos haitianos que la registrada en los últimos años», afirmó el mandatario, quien reiteró que su país ha sido el que «mayor y de manera más consistente» ha ofrecido ayuda humanitaria y de otra índole a Haití.

Abinader también anunció incrementos de salarios para los soldados dominicanos apostados en la frontera y la construcción de 400 apartamentos para estos en Dajabón.

AUTORIZACION AL  PRIMER MINISTRO

El viernes pasado, el Diario Oficial de Haití, Le Moniteur, publicó que el Consejo de Ministros autorizó al primer ministro, Ariel Henry, a «solicitar y obtener» de los socios internacionales «apoyo efectivo para el despliegue inmediato de una fuerza armada especializada, en cantidad suficiente, para poner fin en todo el territorio a la crisis humanitaria».

Se busca así, añade la resolución gubernamental, conseguir «rápidamente un clima de seguridad que permita luchar eficazmente contra el cólera, favorecer la distribución de carburante y agua potable en todo el país, el funcionamiento de los hospitales, la reanudación de las actividades económicas, la libre circulación de personas y bienes y la reapertura de las escuelas.

NO ACEPTA ASENTAMIENTOS

Abinader aclaró que el Gobierno de la República Dominicana no aceptaría que se instale aquí un asentamiento de refugiados haitianos, ni nada parecido, ni siquiera por razones humanitarias.

Indicó que “por razones históricas”, tampoco el país puede participar en ninguna acción militar que la comunidad internacional realice eventualmente en Haití, país con el cual comparte la Isla de Santo Domingo, en el centro del mar Caribe.

Sin embargo, expresó que desde el punto de vista diplomático , el Gobierno está dispuesto a promover acciones “de pacificación y de desarrollo económico y humanitario”, en beneficio del pueblo haitiano..

Aunque admitió que el de Haití ya es un problema regional y que afecta no sólo a la República Dominicana, dijo que  que el Gobierno ha entregado un plan con varias ideas en este sentido y está en su ánimo aportar ideas y colaborar a fin de que el mismo sea desarrollado.

“Nuestras Fuerzas Armadas no se van a involucrar en nada que no sea acciones de pacificación”, enfatizó el mandatario en una rueda de prensa que ofreció este domingo en la mañana en esta ciudad fronteriza, en la que tuvo a su lado al ministro de las Fuerzas Armadas, Luciano Díaz Morfa, y a la primera dama Raquel Arbaje.

SEGUIRÁ CONSTRUCCIÓN DE MURO

Indicó que el Gobierno sigue adelante en el plan de construir un muro fronterizo, a pesar de que este proyecto se ha retrasado por cuestiones relativas a los títulos de los terrenos donde el mismo estará ubicado.  También ha dispuesto invertir recursos en la adquisición de vehículos y equipos militares para reforzar la seguridad fronteriza.

ENTRADA MASIVA DE HAITIANOS

Ante la pregunta de si las Fuerzas Armadas dominicanas están preparadas para impedir una entrada masiva de haitianos en caso de una catástrofe u otra eventualidad en el vecino país, respondió que sí y que incluso tienen esbozado un plan denominado “Gavión”, el cual será reforzado.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here