MOSCU.- Los tanques Challenger 2 que el Reino Unido tiene previsto entregar a Ucrania arderán como todos los demás, y los objetivos de la operación especial se lograrán, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

A mediados de enero, la oficina del primer ministro británico, Rishi Sunak, anunció que el Reino Unido entregaría 14 carros de combate Challenger 2 a Ucrania en las próximas semanas y que en los días sucesivos comenzaría la formación de los militares ucranianos en su uso.

«La operación militar especial continuará. Estos tanques están y seguirán ardiendo igual que los demás. Los objetivos de la operación militar especial se alcanzarán», dijo Peskov cuando los periodistas le preguntaron cómo ve y percibe esto el Kremlin.

Asimismo, los posibles envíos británicos de tanques y otro armamento extranjero no cambiarán la situación en Ucrania. A Occidente no le importa el destino de la gente que vive en Ucrania, aseguró Peskov.

«Son capaces de alargar toda la historia y causar más problemas al Estado de Ucrania. Sin embargo, dudamos mucho de que se preocupen en modo alguno por la suerte de las personas que viven en Ucrania, por su futuro», declaró Peskov.

Asimismo el portavoz expresó sus dudas de que al Reino Unido le «importe de cualquier modo el destino de la gente que vive en Ucrania».

Subrayó que Rusia tiene una actitud negativa hacia las entregas de armas y no oculta su actitud, mientras que el Reino Unido, Polonia y otros países europeos hablan ahora de querer «construir una nueva ronda de suministro de nuevos equipos militares de tecnología más avanzada a Ucrania».

«Solo están utilizando el país como herramienta para lograr sus objetivos antirrusos. Esto no cambiará nada», añadió el portavoz.

Además, el portavoz reiteró que las Fuerzas Armadas rusas no están atacando edificios residenciales ni infraestructuras sociales en Ucrania.

«Las Fuerzas Armadas rusas no atacan edificios residenciales ni infraestructuras sociales, los ataques se llevan a cabo contra objetivos militares: evidentes o camuflados», subrayó Peskov cuando los periodistas le preguntaron cómo podía comentar el Kremlin los intentos de Kiev de trasladar a Rusia la responsabilidad de la destrucción de un edificio residencial en Dnipropetrovsk.

El vocero subrayó las declaraciones de varios representantes de Kiev que señalaron que un antimisil ucraniano fue la causa del derrumbe del edificio en Dnipropetrovsk.

«Ustedes mismos han visto la conclusión de algunos representantes de Ucrania, que dijeron que, de hecho, esta tragedia fue consecuencia de la acción de misiles antiaéreos», añadió Peskov.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here