Yadier Molina supera marca de un miembro del Salón de la Fama

0
197

En su última temporada en las Grandes Ligas, Yadier Molina sigue haciendo historia.

El estelar receptor puertorriqueño superó una marca de un miembro del Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown en la victoria del martes de los Cardenales de San Luis sobre los Marlins de Miami.

Los Cardenales ganaron su juego número 1,192 con Molina detrás del plato, para superar al legendario Carlton Fisk por el segundo lugar de todos los tiempos en victorias entre los receptores de la Major League Baseball (MLB).

Molina se colocó con un triunfo por delante de Fisk (1,191) y 62 por detrás del líder y también miembro del recinto de los inmortales, el exreceptor boricua Iván “Pudge” Rodríguez (1,254).

“Se trata de ganar, y nuestro enfoque es ganar juegos y eso es lo que hicimos esta noche (ayer)”, dijo Molina en declaraciones recogidas por el portal de MLB.com.

Pero eso no fue lo único que sucedió en ese desafío que San Luis ganó 5-2, con otra joya monticular del veterano lanzador y amigo de Molina, Adam Wainwright (2-1).

El doradeño de 39 años y Wainwright, de 40, establecieron un nuevo récord al jugar juntos su partido número 307 como titulares.

Molina y Wainwright desbancaron a la batería de receptor y lanzador integrada por Red Faber y Ray Schalk (Medias Blancas de Chicago), por el tercer lugar de todos los tiempos en ese renglón. Los líderes son Mickey Lolich y Bill Freehan, con 324 (Tigres de Detroit); seguidos por Warren Spahn y Del Crandall, con 316 (Bravos de Milwaukee).

“La marca es asombrosa, pero lo que realmente nos dice mucho es ganar y esa es la estadística más importante que existe”, comentó, por su parte, Wainwright, quien juega junto a Molina desde 2005. “Hemos ganado muchos partidos juntos y ojalá ganemos muchos más”.

Molina, quien ha promediado 120 juegos por temporada atrapando detrás del plato durante su carrera de 19 años, estuvo en la alineación por primera vez desde el pasado jueves cuando Wainwright sufrió su primera derrota de la temporada.

El ganador de nueve Guantes de Oro se perdió la primera semana de los entrenamientos primaverales por un asunto personal. Debido a eso, no pudo trabajar mucho en su preparación por lo que acordó con el dirigente Oliver Marmol reducir su acción mientras consigue su mejor forma física.

“Es un momento diferente para mí. Llegué tarde [a los entrenamientos de primavera] y estoy tratando de volver a ponerme en forma con mi cuerpo”, sostuvo Molina. “Obviamente, mi posición es difícil, así que lo estamos tomando con calma. Me siento mucho mejor que hace una semana y estoy listo para empezar. Quieres ser parte del juego y ser parte del equipo y ayudarlo a ganar, pero es difícil cuando estás sentado”.

Molina se retirará a final de esta temporada y dentro de cinco años su nombre estará en la papeleta para el Salón de la Fama.

San Luis continúa el miércoles su serie de tres juegos frente a los Marlins en Miami. El viernes, viaja hacia Cincinnati para enfrentar a los Rojos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here